lunes, 8 de febrero de 2016

Jabón de rosas de Refan

   Ya os lo he dicho en varias ocasiones, hay costumbres que tengo tan adquiridas que me cuesta muchísimo cambiarlas, como por ejemplo el jabón para lavar las manos; me gustan los jabones de pastilla de toda la vida. Por eso cuando en Refan, Blanca su propietaria, me regaló esta pastilla me pareció un regalo fantástico.


   He de confesar, que cuando vi la pastilla de color amarillo pensaba que sería de piña o de limón y me llevé una gran sorpresa cuando leí que era de rosas. Claro que si la hubiese olido primero no me habría cabido ninguna duda porque huele fenomenalmente bien y muy suave.
   Pero como os imaginaréis no utilizo tan solo el jabón para cuidar mis manos y mucho menos en invierno. Lo que suelo hacer es exfoliarlas una o dos veces a la semana con el exfoliante de Famos y después las hidrato con una crema de reparadora de Belle en Eroski.
   ¿Y tú qué jabón prefieres, el de pastilla o el líquido?
   Un beso,
   Patricia



viernes, 5 de febrero de 2016

Mis ojitos

   Lo primero que quiero decir es que este post no es patrocinado, lo escribo porque me apetece contaros el motivo por el que he estado un poco menos en las redes durante estas dos semana.
   Esta Navidad fui a realizarme una revisión al oftalmólogo y después de las explicaciones que me dio, nunca me habían hablado tan claro sobre mis problemas de visión, decidí hacerle caso y operme de la miopía, lo que no significa dejar de ser miope, tan solo ya no necesito gafas.


   Dos días antes de la operación me tuve que limpiar los ojos con unas toallitas estériles, algo que continúo haciendo, y un colirio para prevenir las posibles infecciones. Lo cierto es que la tarea no era muy difícil, además de que soy muy buena paciente y sigo las indicaciones al pie de la letra, quizás se deba a que tengo tanto miedo a que  me pase algo que hago todo lo que me dicen para no tener problemas.
   El día de la operación fui por la mañana a trabajar como cualquier día pero a medio día ya me marché a casa porque estaba comenzando a ponerme nerviosa y además tenía que estar pronto en la clínica. Para relajarme me dieron unas pastillas de esas diminutas, que son las peores porque hacen muchísimo efecto, pero en mi al principio el efecto no fue el esperado porque me dio por reír, después ya sí que me relajé y durante la operación no me reí nada de nada.
   En, aproximadamente, media hora terminó la operación y en un poquito más me enviaron a dormir a casa con unas cuantas condiciones: no tocarme los ojos, mantenerlos cerrados y dormir; para lo último sobretodo, y para todo lo demás,  me ayudó el tomarme otra pastillita y esta vez no me dio la risa, caí rendida en la cama al momento.
   Y después de la operación ha sido todo fantástico, el martes por la mañana ya veía perfectamente, tan solo tenía que seguir las indicaciones del oftalmólogo que son facílisimas, echarme dos tipos de colirios y continuar limpiándome con las toallitas. Y bueno, ir al cine, pasear y salir para así acostumbrarme a mi nueva visión.
   La verdad es que ahora que me he decidido es una operación que recomiendo a todos los que se la quieran y puedan hacer, porque no todos podemos someternos a esta intervención.
   Un beso,
   Patricia

Cuando hice esta foto me pareció muy artística, ahora veo que no lo es en absoluto, quizás era por el efecto que hizo en mí la pastilla tranquilizante. ¿De qué me reiría?


Así de contenta me levanté al día siguiente de la operación, la luz me deslumbraba bastante pero, por primera vez en mucho tiempo, no me puse las gafas antes de poner los pies en el suelo.



Y esta es mi cara el mismo día después de ir a la visita del oftalmólogo, al médico de cabecera, pasear... agotada pero aún así muy contenta (aunque no lo parezca).

Y de aquí en adelante, os dejo fotos de mis ojos para que veáis cómo fue avanzando el aspecto de mis ojos y párpados, menos rojos y menos hinchados.









miércoles, 3 de febrero de 2016

Líneas básicas

   Durante este invierno estoy utilizando las americanas que no he utilizado durante bastante tiempo y es que, en Zaragoza, pasamos del frío al calor y viceversa y este tipo de prendas tan apenas las podemos utilizar. Pero este invierno parece que el clima se está portando bien y aunque siguen haciendo falta los abrigos, a según qué horas podemos salir un poco más ligeros de ropa.


Gafas: Paco Rabanne
Americana: H&M
Blusa: Tienda local
Pantalón: Tienda local
Zapatillas de deporte: Gioseppo en Natura Zaragoza
Pendientes: Mercadillo
Anillo: Mercadillo
Pulsera: Mercadillo
Collar: Regalo de una amiga

   Todos los días que publico looks os cuento una anécdota que sucede cada vez que salgo a hacer las fotos, pues hoy por fin os puedo decir que no sucedió nada extraordinario y no tengo ninguna historieta que contar sobre la sesión.
   Pero aún así, os voy a adelantar una cosita que os contaré el viernes completamente. No sé si os habréis dado cuenta de que en las últimas imágenes siempre salgo con gafas de sol y sobre todo, sin maquillaje. Pues bien, hay un motivo para ello, me he sometido a una pequeña intervención y me recomendaron que no me maquillase un tiempo antes, pero como soy tan buena paciente, desde el momento en que me lo comentaron decidí que no me iba a maquillar y he sobrevivido a un mes sin darme nada más que un poco de color en los labios.
   No suelo maquillarme a diario porque soy muy dormilona y no me gusta levantarme pronto, pero cuando tengo tiempo me gusta perderlo maquillándome y dándome todo tipo de productos; prebase, base, polvos ilumidores, iluminador, base de sombras, sombras, máscara, eye liner, colorete, polvos de sol, perfilador de labios y barra de labios (creo que los he nombrado todos...). A pesar de ésto he podido salir, entre otras cosas, a cenar sin maquillarme y no me ha pasado nada, parece mentira, pero es así.
   Un beso,
   Patricia


















lunes, 1 de febrero de 2016

Volumen

   Ya os he dicho en muchas ocasiones que tengo el cabello muy fino y sin volumen y siempre ando buscando productos que me ayuden a solucionar este problema. El último que he probado ha sido éste, de Belle que compré en Eroski.


   La verdad es que cuando lo compré fue porque no había encontrado otro y solo quería probar qué tal funcionaba; y he deciros que me gustó muchísimo y que volveré a utilizarlo porque de verdad da volumen a mi cabello. Lo he utilizado tanto en invierno como en verano, sin y con secador, y siempre hacía que el cabello quedara con volumen en la raíz, que es donde lo necesito.
   Además, es muy fácil de utilizar, tan solo hay que quitar la humedad del cabello con una toalla, pulverizarlo sobre el cabello y después decidir si lo dejas secar al aire o lo haces con un secador.
   Un beso,
   Patricia

sábado, 30 de enero de 2016

Pintando (algo)

   Voy con un día de retraso, lo siento, pero ya os diré el motivo por el que esta semana he estado tan desconectada de las redes y del blog, también.
   Hoy os voy a enseñar un pequeño cambio de decoración que estoy, todavía, realizando en casa.


   Este verano lo comencé con muchísimas ganas de cambiar la decoración del cuarto en el que he estudiado durante muchísimos años y en el que quiero volver a hacerlo, no tardando mucho. Pero como hacía mucho calor y había terminado el curso un poco cansada, lo fui dejando, y menos mal que lo hice porque si no hubiese tenido que hacer todo dos veces.
   El día 31 de julio hubo una granizada enorme y el tejado, nuevo y con teja negra que se supone que no se estropea, se agrietó de las bolas tan grandes que cayeron y provocó una gotera enorme en este cuarto. Afortunadamente solo estropeó el tejado de esta habitación, pero hizo un destrozo enorme. Bueno, y mi coche, que me lo abolló todo pero ya está arreglado.
   Tuvimos que quitar corriendo todo lo que teníamos, menos mal que estaba casi todo en cajas de plástico, pero aún así muchas cosas se mojaron aunque las pudimos recuperar un poco estropeadas. También tuvimos que llenar el suelo de mantas y toallas y poner un montón de cubos para recoger el agua porque, esa noche, llovió bastante. La suerte es que solo fue en media habitación, si no...
   No os enseño las fotos de los cubos porque no me apetece verlas, pero la verdad es fue una noche durísima. Afortunadamente, el seguro se portó fenomenal, vinieron a tomar el atestado al día siguiente y al otro ya habían arreglado el tejado.
   Pues a partir de aquí comenzó la reforma pero no del todo, porque primero hubo que dejar que se secara bien el techo antes de pintar, casi un mes; por lo que me puse a pintar a finales de agosto, cuando las vacaciones ya terminaban. Pero bueno, que después de todo el esfuerzo y los disgustos ha quedado bien y poco a poco voy arreglando el resto de cosas y que os enseñaré más adelante, cuando lo haya terminado.
   Y para terminar todo este rollo que os he contado, os voy a contar lo importante, los colores. Esta habitación estaba pintada de color verde, un verde que se llevaba hace muchos años pero que a mí me recordaba a los hospitales y por eso lo quería cambiar. Después de pensarlo un poco, soy de decisiones rápidas y bastante difíciles de cambiar, pinté tres paredes de blanco y la cuarta en un azul turquesa que me hicieron en Leroy Merlin y que me gusta muchísimo, sobre todo en los días soleados.
   Un beso,
   Patricia




   
Aquí está todo amontonado en el sitio donde no había gotera.












Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...