Nueva York II

   Hace ya un tiempo comencé a contaros mi viaje a Nueva York. El mejor y más esperado viaje que he hecho nunca, porque como ya os dije la City me gusta desde que tengo uso de razón.
   En Nueva York se pueden visitar muchísimas cosas muy interesantes, pero una de las más importantes, desde mi punto de vista, es visitar museos. Museos en los que hay obras que nunca has visto y que posiblemente no vuelvas a ver nunca más (aunque espero poder volver a visitarlos y no tardando mucho).
   Así que allí visité 4 de los más importanes museos del mundo: Guggenheim, Metropolitan Museum of Art, American Museum of Natural History y MOMA.
   El edificio del Guggenheim no es tan impresionante como el de Bilbao, pero el contenido sí que fue interesante.
   El Metropolitan Museum of Art, ese edificio en el que se celebran fiestas a las que a todos nos gustaría que nos invitaran y que reconocemos aún sin haber estado allí, ya que hemos visto millones de veces sus escaleras tanto en las películas como en las series, sobre todo en Sexo en Nueva York. Aunque no sólo de fiestas y películas viven los museos, ya que lo más importante es el contenido, todo lo que hay dentro y que nos ayuda a recorrer el planeta de punta a punta en un mismo lugar. Obras de arte de todas las culturas y épocas y que se necesitan muchos días para ver por completo pero que en una visita de un día te da suficiente información como para disfrutar durante muchísimo tiempo, incluso años. Y por supuesto los cuadros de Francis Bacon de quién había una exposición temporal mayor que la habitual.
   Ross, uno de los protagonistas de Friends, como todos sabemos trabajaba en el American Museum of Natural History. Cuando no eres de allí, o por lo menos eso me pasa a mí, no entiendes algunas de las bromas que hacen, pero una vez lo has visitado entiendes por qué le pusieron ese nombre al personaje. En el museo hay una sala cuyo nombre es "La sala Arthur Ross de Meteoritos"; y aunque Ross era paleontólogo, al estar allí comprendí por qué le habían puesto ese nombre y le habían "dado" ese trabajo. Ese museo me encantó y sobre todo me impresionaron la cantidad de huesos de dinosaurio y las salas dedicadas al universo.
   Y para finalizar, aunque no el menos importante, sino que para mí es el museo por excelencia de Nueva York, el que creo que más nos muestra su identidad, el MOMA (Museum Of Modern Art). Yo tenía bien claro lo que quería ver en este museo y eran los cuadros de Andy Warhol. Disfruté muchísimo del resto de obras de Dalí, Picasso, Miró... lo que me llenó de mucho orgullo ya que son Españoles. Pero es que Warhol... es "diferente" y para mí uno de los mejores representantes del arte neoyorkino.
   Espero, que en estas líneas, podáis sentir el entusiasmo y la emoción que me produjo este viaje y en particular el poder visitar museos tan importantes y en los que se "guarda" una gran parte de la historia de la humanidad.
   Un beso

Comentarios