Carisma by RH


   Hace ya un año de Raúl Hernández comenzó su andadura como empresario en el mundo de la moda con su marca Carisma by RH, su primera creación fueron las pajaritas y los pañuelos para el bolsillos, realizados con telas preciosas, de gran calidad y un diseño perfecto. Ahora, Raúl, continúa con con una colección de pulseras preciosas, de gran calidad y un diseño perfecto, igual que sus pajaritas y pañuelos. Y es que cuando las cosas se realizan con ilusión y desde el corazón, todo sale bien.
   En esta ocasión Raúl ha contado la ayuda de la Jordi de Roque Blanch, propietario de la joyería Zayro de Zaragoza, y entre los dos han creado estas pulseras de minerales naturales y plata que, además, "trabaja" por una buena causa ya que por la venta de cada pulsera se realizará una donación a la Hermandad del Refugio que estuvo representada por su hermano mayor, Manuel Marqueta.
   Si estáis pensando en los regalos de esta Navidad, aquí tenéis una muy buena opción que no solo es bonita, sino que además colaboraréis en la ayuda a una muy buena causa. Pero además tenéis que saber que se sorteará entre los compradores de una de estas pulseras una pulsera con oro blanco y brillantes. ¿Aún no lo tenéis claro?
   Muchas gracias por vuestras visitas y comentario.
   Un beso,
   Patricia

.








Foto de El Periódico de Aragón

Comentarios

  1. Qué pulseras más monas. ¡Me encantan!
    Más que para regalar, me gustan para mí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí me pasa lo mismo. Aunque están pensadas para el público masculino, creo que nosotras también podemos llevarlas sin ningún problema porque el diseño es neutro.
      Un beso,
      Patricia

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia