Happy Pills

   Las píldoras de felicidad suelen llegar de la forma más inesperada. Son esas cosas que nos hacen sonreír y vivir los momentos de un modo mucho más alegre. Hay muchas cosas que nos pueden hacer ser felices: personas, momentos, recuerdos, canciones, películas, series de televisión... Hay multitud de cosas que nos hacen cambiar esa cara tan seria con la que solemos salir a la calle.
   Una de las cosas que más me gustan es recordar algo y comenzar a reírme a pesar de que las demás personas me miren como si estuviese loca. Y algunas de esas cosas que recuerdo suelen estar relacionadas con mi infancia. Aunque también hay algunas cosas tangibles que me animan mucho, como las chuches.
   Hace ya unos años leí en una revista que habían comenzado a abrir en algunas ciudades tiendas de chucherías para adultos, Happy Pills y cuando abrieron una en Zaragoza fui a ver qué tal. La verdad es que son igual que las de los niños pero el empaquetado es mucho más bonito y además sirven para curar muchas cosas como el mal de amores o los problemas de trabajo que afortunadamente, cuando eres pequeño, no existen.
   Os recomiendo entrar su página web que es muy divertida.
   Un beso,


Comentarios