Mantequilla dulce de Soria

   Cuando era pequeña, recuerdo que un amigo de mis padres, siempre que nos visitaba, me traía mantequilla de Soria. Era una vez al año y, aunque me la comía, intentaba que durase lo máximo posible porque sabía que hasta el siguiente año no habría más.


   Ahora la tengo cada vez que quiero, aunque no la compro muy a menudo porque no es bueno abusar ni de lo más bueno y prefiero comprarla cuando me entran unas ganas enormes, así la disfruto mucho más.
   No sé si habéis probado alguna vez esta mantequilla; los que lo habéis hecho sabéis de qué hablo y los que no, os lo recomiendo porque está deliciosa. Tanto que incluso me planteé ir a Soria de propio a comprarla pero no hizo falta, la encontré casualmente en Alcampo y también la vi a los pocos días en el Club del Gourmet de El Corte Inglés.
   Solo una cosita más, esta mantequilla no se debe utilizar como sustituto del aceite u otra grasa para cocinar porque es dulce, a no ser que vayáis a hacer algún postre y aún así no os lo recomiendo, ya que lo mejor es disfrutarla tal cual. Y para los más lamineros (en aragonés: los que les gusta mucho el dulce), las flores rosas son más dulces que la parte blanca ;-)
   Un beso,



Comentarios