Coliseo en Roma


   Lleva 2000 años viendo la vida de Roma, siendo el centro de atención de miles de personas y continúa en pie casi como el primer día y no porque se haya estropeado solo, sino porque le han ayudado a ello utilizando sus "piezas" para construir nuevos edificios que, probablemente, no continúen en piel como lo hace él, el Coliseo.
   Este verano fue la segunda vez que estuve en Roma, he visto muchísimos documentales sobre esta ciudad y el Imperio Romano, vivo en Zaragoza una ciudad del Imperio en la que podemos encontrar algunos restos romanos e, incluso en la Universidad, me pusieron un sobresaliente en una asignatura gracias a un trabajo sobre los romanos. ¡Ah! y en el colegio, en realidad era el palacio de mi pueblo porque el cole se había quedado pequeño, me disfracé de romana con los trajes de la Guardia Romana que sale en Semana Santa y, Doña Feli, la maestra me castigó (a casi todos menos a los buenos de verdad) a copiar 500 veces "No entraré en el cuarto de los romanos". Y aún después de toda mi obsesión con esta ciudad y este imperio, sigue sorprendiéndome ver cómo sus construcciones sobreviven al paso de los siglos.
   Creo que no tengo nada que contar que no sepáis ya porque es uno de los monumentos más conocidos del mundo, así que tan solo os diré que si tenéis la oportunidad lo visitéis, lo disfrutéis y os emocionéis con su imponente tamaño e imaginando lo que allí sucedía y la cantidad de personas que lo veían.
   Gracias por vuestras visitas y vuestros comentarios.
   Un beso,
   Patricia

















Comentarios

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Benilde, las hago con mucha ilusión porque me gusta mucho la fotografía pero no sé.
      Un beso,
      Patricia

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia