Alfaya


   Hace unos días tuve la fortuna de asistir a la presentación de la nueva colaboración entre el joyero Fernando Piró y la bodega Viñas del Vero. Fue un evento realmente emotivo al que tuve la suerte de asistir gracias a la invitación de BamBam Comunicación.
   En esta nueva colaboración entre dos empresas aragonesas, Viñas del Vero en la provincia de Huesca y Fernando Piró en Zaragoza, se presentó el colgante Alfaya, una pieza realizada en plata dorada de Primera Ley con cuarzo rosa, jade y calcedonia, que viene guardada en un estuche que se puede convertir en joyero y acompañada de una botella de Viñas del Vero Gewüsztraminer 2016.
   Con esta pieza, el joyero Fernando Piró ha representado a la perfección el carácter del vino preferido y más emblemático de Viñas del Vero, Gewüsztraminer, un vino blanco que a mí me encanta y que si no habéis probado tenéis que hacer sin ninguna duda.
   Y como curiosidad os diré que este nombre tan especial, Alfaya, es como se llama a las joyas o alhajas en Aragonés.
   La presentación fue perfecta en todos los sentidos, muchas gracias por contar conmigo para acompañaros en este momento a Fernando Piró, Viñas del Vero y BamBam Comunicación.
   Gracias por vuestras visitas y comentarios.
   Un beso,
   Patricia 























Comentarios

  1. Con las piezas tan bonitas que crean en Fernando Piró, esta en concreto no me gusta demasiado, aunque sí que me encanta la idea de unir una pieza de joyería con una botella de vino, y más si es vino de la tierra.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, aunque esta pieza no te guste es cierto que tiene otras realmente preciosas, así que todo compensado.
      Un beso,
      Patricia

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia