Esencia barroca

   Si hay un aroma que me gusta en invierno es el de las naranjas al abrirlas. Me encanta ese olor amargo que siento cuando quito la piel de la naranja y sobre todo el aroma cítrico que llena toda la estancia cuando parto un gajo. Aunque no me gusta mucho el olor que queda después en las manos, ¿cuál es el motivo de que ocurra esto?
   Yo he encontrado una solución a este pequeño problema y es utilizar esta espuma de baño de Rituals con olor a naranja. La compré este verano, compré varios productos para hacer un regalo y como mi amiga hace los años en agosto siempre le compro el regalo en rebajas, con lo que le puedo comprar más cosas por el mismo dinero. Y aprovechando las rebajas me compré también algunas cosas para mi, entre ellas esta espuma.
   En la tienda me atendieron de maravilla, fui a la que está en la esquina entre el Coso y la Calle Alfonso de Zaragoza, me enseñaron todos los productos y me dejaron oler todas las gamas de aromas que tienen y lo que más me gustó es que tienen un lavabo en el centro de la tienda para poder probar los productos.
   Menos mal que me enseñaron cómo utilizar esta espuma ya que con muy poca cantidad me puedo duchar, cuando sale del envase es como un gel pero poco a poco y según la voy extendiendo por el cuerpo se va convirtiendo en una espuma.
   Es muy suave, no irrita la piel, la deja suavísima y con un aroma que me encanta, exactamente el mismo que se nota cuando muerdo un gajo de naranja y lo mejor es que lo puedo tener en enero y en agosto.
   Un beso,

Comentarios