Albóndigas en salsa de trufa

   No me gusta masticar porque me da dolor de cabeza. Ya se que es un inicio de post un poco extraño, pero es así. No como chicles porque el ir masticándolos me produce dolor de cabeza y de mandíbula. Esto es algo que me pasa desde pequeña y es que prefiero las comidas blanditas, que sí las mastico, pero no tengo que hacer mucho esfuerzo, soy un poco vaga.
   No se si es como consecuencia de este hecho; que no me gusta masticar porque me da dolor de cabeza, de mandíbula y de dientes; que las albóndigas es uno de mis platos preferidos.
   Hoy os voy a enseñar las albóndigas en salsa de trufa, tan ricas, que me hace mi madre bastante a menudo.
ALBÓNDIGAS EN SALSA DE TRUFA
   Ingredientes: 250 gr de carne de cerdo, 250 gr de carne de ternera, aceite de oliva, 1 huevo, pan rallado, harina, 1 pastilla de caldo de carne, 250 ml de agua, un vasito de coñac, trufa, sal, pimienta y nuez moscada.
   Preparación: Pica las dos carnes; añade el huevo, la sal y las especias; amásalo y ve añadiendo el pan rallado con cuidado para que la masa no quede dura. Haz las albóndigas cogiendo trocitos de la masa y dándoles la forma de bola, enharínalas, fríelas en abundante aceite y resérvalas en una sopera.
   Pon tres cucharadas del aceite utilizado para freír las albóndigas en una sartén y fríe una cucharada colmada de harina, cuando esté dorada añade la pastilla de caldo desmenuzada y dale unas vueltas, añade el coñac, trufa laminada y el agua, rectifica de sal.
   Echa esta salsa sobre las albóndigas que habíamos reservado en la sopera y deja que cueza durante 15 minutos aproximadamente.
   Un beso,





Comentarios

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia