Sonata de claro de luna

   Ayer os hablaba de un restaurante en el que cené la noche del Jueves Santo y os dije que habíamos cenado más de lo que lo hacemos habitualmente porque esa noche es larga, tanto que para la mayoría se hace de día y continúa durante muchas horas.
   En Aragón pero principalmente en la Ruta del tambor y del bombo se celebra la Semana Santa de un modo especial, hay procesiones como en todos los lugares pero hacen algo especial que se llama Rompida de la hora o Romper la hora, es una tradición que se celebra todos los años en la noche de Jueves Santo, justo a las 12, en todas las localidades de esta ruta excepto en una que se lleva a cabo el Viernes Santo a las 12 del mediodía.
   Yo había visto ya esta tradición en Calanda, la localidad en la que se realiza el Viernes Santo a mediodía, en varias ocasiones y me había encantado. Así que este año decidí ir a otro localidad de esta Ruta para verlo por la noche, estuve como os lo podéis imaginar por el post de ayer, en Albalate del Arzobispo.

   Como podéis ver en esta fotografía, esta tradición la viven los habitantes de esta zona desde que nacen hasta que ya no pueden seguir tocando o cargando con el tambor o e bombo, aunque no pesan tanto como yo me imaginaba.
   Os dejo este enlace de la Televisión Autonómica de Aragón para que disfrutéis de dos Romper de la hora, una de día y otra de noche, la de día en Calanda y la de noche en La Puebla de Híjar, otra de las 9 localidades que componen esta ruta.
   Un beso


Comentarios

  1. A los aragoneses se nos ponen los pelos de punta,nos caen las lágrimas y nos hace felices estar juntos haciendo sonar todos a una los bombos y tambores.Besos MLM.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia