Alegría de vivir

   No hay nada que de más alegría a la vida que unos buenos dulces. Tanto los hechos en casa como algunos de los que podemos comprar en pastelerías o bombonerías. Últimamente se han puesto de moda dulces deliciosos y para poder tenerlos hay dos formas de conseguirlos, una es hacerlos nosotros mismos en casa y la otra es ir a las muchísimas pastelerías que se han abierto en todas las ciudades.
   Hace ya unos años abrieron en Zaragoza una pastelería que descubrí al poco tiempo pero a la que voy poco ya que siempre estoy a dieta para por lo menos mantener mi peso, ya que no consigo perder ningún kilo. Aún así, de vez en cuando, una vez al año más o menos, le hago una visita.
   Supongo que los que vivís en Zaragoza sabréis de qué pastelería os voy a hablar, está en el Paseo Sagasta, uno de los centros de la ciudad. Porque Zaragoza tiene dos centros, uno el Casco Antiguo y otro el de los alrededores de la Plaza Paraíso y el Paseo de la Independencia, que aunque están  juntos son dos zonas diferentes.
   Pues bien, Dolce Vita, es una de mis pastelerías favoritas por los productos de tan alta calidad que tienen, hay un par de cosas que me gustan muchísimo de entre todos los productos tan buenísimos que venden; uno es la crema de chocolate de Benabarre, que si la compro un día os la mostraré y la otra son estos deliciosos Cup Cakes.
   Son tan buenísimos que no nos pudimos resistir y nos los comimos casi en el mismo momento en que entraron en casa y un detalle que nos encantó, hasta el molde es comestible por lo que como no hay que quitarlo no te manchas y no se estropea el Cup Cake.
   Un beso,












Comentarios