Esplendor bizantino

   Lo reconozco, no se coser, bueno si se me cae un botón sí que lo se coser, pero a lo que me refiero es a hacer un vestido, un pantalón o una blusa, de eso no tengo ni idea. Y por este motivo no puedo utilizar esta preciosa máquina de coser que funciona perfectamente.
   Esta preciosa máquina de coser tiene ya 101 años, la compró mi bisabuela en el año 1913 y tanto ella,como mi abuela y mi madre han cosido muchas prendas pero yo ya no se utilizarla así que creo que a partir de ahora sólo va a estar para decorar, que también es una función realmente útil.
   Ahora mismo la tenemos en la entrada de casa porque mi madre ya no me hace vestidos, dejo que descanse, pero cuando era pequeña me hacía muchísima ropa, cuando aparecía algo nuevo ella compraba la tela y en un par de días tenía hecho todo; vestidos, faldas, chaquetas, tops, blusas... ella sabe coser todo y casi sin patrones, me colocaba las piezas de tela y con alfileres iba sujetando todo y después sólo tenía que cortar y coser. Increíble.
   Algo que me tiene totalmente fascinada de esta máquina de coser es la atención que ponían en los detalles y lo bonitos que eran los objetos de uso cotidiano.
    Un beso,












Comentarios