Minimalismo arquitectónico

   Este verano, por primera vez en mi vida, he cogido tomates directamente de la tomatera, algo que hasta ahora nunca había hecho a pesar de vivir en un pueblo y tener campos en los que cultivar las hortalizas y verduras.
   Cuando era niña solía ir bastante al campo, acompañaba a mi padre y a mi abuelo a regar, incluso me compraron una azada pequeña que utilicé durante unos pocos veranos para hacer agujeros donde me apetecía. Después dejé de ir y ahora incluso casi no recuerdo dónde esos campos, pero no hay ningún problema, los vecinos me lo dirán.
   Y como no recuerdo bien dónde están mis campos y no voy a trabajarlos mi madre plantó en una maceta de la terraza una tomatera pequeña, pensábamos que serían tomates cherry pero no, estos son mucho más pequeños y si no mirad la foto en la que aparece mi mano (las tengo muy pequeñas, algunos de mis alumnos de 7 años las tienen más grandes que las mías).
   Lo cierto es que el esfuerzo ha sido pequeño, como los tomatitos.
   Un beso,



Comentarios