Chicas guapas

   Así es como nos sentimos cuando nos arreglamos un poquito o incluso algunas mañanas en las que no necesitamos que nada ni nadie nos de ánimos porque nos sentimos guapas.
   Pero no es a esto a lo que me refiero, hoy os quiero hablar de una película que ví en su día cuando se estrenó y que volví a ver no hace mucho, Beautiful Girls. 
   Cuando se estrenó en 1996 yo era un poco más joven que ahora, 16 años más joven y por lo tanto tenía... (estoy calculándolo) 19 añitos, acababa de comenzar la carrera y de sacarme el carnet de conducir. ¡Qué recuerdos!
   En su momento fue una película que me encantó y que me marcó un poco, por decirlo de alguna manera, ya que me abrió los ojos y me hizo ver cómo podía ser mi vida en no muchos años. Y ahora que la he vuelto a ver me ha recordado que en realidad nuestra vida no es muy diferente de una película, quizás porque las películas casi siempre están basadas en la vida real.
   Si no la habéis visto os la recomiendo, porque aunque sea de hace 16 años sigue estando muy de actualidad todo lo que en ella aparece. Voy a intentar no contar mucho para que la disfrutéis pero os voy a dar unas pinceladas.
   Se trata de un grupo de amigos que se reunen como lo hacen habitualmente en Estados Unidos a celebrar una fiesta de exalumnos. Todos tenían muchos proyectos cuando se graduaron en el instituto, pero casi ninguno ha conseguido su sueño, como ocurre casi siempre en la vida real. Aparecen todos los estereotipos de hombres que nos podamos imaginar: el machista, el enamorado de su mujer, el adolescente eterno, el que ha madurado como debía hacerlo... todos.
   Pero estos chicos no están solos porque casi todos tienen pareja, unas mujeres que son felices con ellos a pesar de que alguno se lo haga pasar mal, enamoradas y normales. Aún así los protagonistas de la película no están conformes con lo que tienen en casa y les gustaría, sobre todo a uno, estar rodeado de modelos. Pero afortunadamente y como ocurre en los cuentos, aparece una chica guapísima como un hada madrina y les hace reflexionar sobre lo bueno que tienen sus "mujeres".
   Todo acaba bien, igual que en los cuentos de hadas, sin embargo nos hace reflexionar sobre nuestras vidas, si hemos logrado alcanzar nuestros sueños, si la vida que llevamos es la que imaginamos cuando éramos adolescentes y sobre todo que las relaciones amorosas son difíciles, muy difíciles.
   Un beso

Comentarios