¡Lávate la cara!

   ¡Lávate la cara! Seguro que te lo han dicho millones de veces cuando eras pequeño y es que de pequeños somos un poco guarretes, tenemos que reconocerlo. Ayer tuve que decírselo a uno de mis alumnos cinco veces porque llevaba chocolate por todos los lados y él no lo notaba.
   Pero afortunadamente la mayoría de las personas cuando crecemos nos volvemos más limpios, las chicas comenzamos en la adolescencia porque nos gusta llevar el mejor perfume o más bien oler más que las demás; ir bien maquilladas o mejor dicho llevar más capas de maquillaje que las demás; y todas esas cosas. Con los chicos no estoy muy segura porque he visto los dos extremos: chicos que como realizan deporte están acostumbrados a ducharse todos los días incluso varias veces y otros que parece que el agua les vaya a hacer lo mismo que a los Gremlins y por si acaso no se mojan.
   El producto del que os voy a hablar es algo sensacional, por lo menos para mí, porque limpia la cara de verdad. Supongo que a algunos de vosotros os pasará como a mí, que tenéis unos pocos poros en la nariz. Pues bien, desde que utilizo este producto he conseguido tener cada vez unos pocos menos y espero llegar a hacerlos desaparecer. Aunque no se si será posible porque esta mañana me ha salido un granito en la punta de la nariz.
   Se trata de Purity un gel limpiador profundo para piel con impurezas de Diadermine. Es como un jabón normal pero tiene unas pocas perlitas que ayudan a arrastrar las impurezas de la piel de la cara. No es un exfoliante ya que se puede utilizar a diario y un gel exfoliante no es recomendable hacerlo. Yo me mojo la cara y me aplico el gel, bien con las manos o bien con un cepillo que otro día os enseñaré, y me lavo incidiendo en las zonas en las que tengo más impurezas que en mi caso es la nariz. Desde me quité el flequillo no tengo la piel de la frente tan grasa y en la barbilla nunca he tenido problemas. Pero es ideal para equilibrar la zona T de la cara.
   Después de limpiarme me aclaro bien la cara y me doy un tónico y la crema hidratante. Esto lo hago casi todas las noches, he de reconocer que algunas no porque soy muy dormilona y me puede el sueño. Quizás tendría que hacerlo nada más cenar para que no me de tanta pereza.
   Un beso

Comentarios