Cleopatra

   Buenos días a todos, los jueves mis post suele ser de cocina pero hoy es muy diferente.
   El día 4 de Noviembre de 2002 llegó a casa una princesita de cara morenita y cuerpecito blanco y negro. Era diminuta porque tan sólo tenía un mes, había nacido el día 6 de Octubre.
   Pensábamos que iba a ser pequeñita porque era un cruce entre Cocker y Setter pero comenzó a crecer y a crecer y según iba creciendo era más el amor que nos daba y cuanto más amor recibía más crecía.
   Nos gusta mucho Egipto y su historia y por eso le pusimos de nombre Cleopatra, la chica más guapa, la reina de la casa, el bebé, nuestro angelito, la personita seria, la chica o Cleopatri una combinación entre su nombre y el mio... todas estas cosas según la cara que ponía. Había veces que ponía ojitos de amor, cara de enfado, se reía cuando le daba masajes o le rascaba... Toda una actriz.
   Le encantaban lo zapatos mágicos, es decir, las deportivas que me ponía siempre que salía a pasear con ella. También le gustaban mucho las magdalenas y las croquetas aunque no le dábamos tantas cómo ella hubiese querido.
   Y el día 4 de Noviembre de 2013, justo 11 años después de venir a casa se fue pero lo hizo como lo ha sido siempre, como una princesita, intentando limpiar todo lo que había manchado y dándonos todo su cariño.
   Por eso hoy dedico este post a mi perrita Cleopatra que ya no va a volver a salir a la escalera recibirme cuando llegue a casa, ni me va a dar más besitos y tampoco me va a despertar para subirse a la cama cuando hace frío.
   Quizás muchas personas no lo comprendan pero otras somos así de tontas y queremos a nuestros animales como si fuesen miembros de nuestra familia, ya que lo son, nos quieren tanto...
   Un beso,
   ©  Patricia






Comentarios