Elegancia sobre la mesa

   Hoy, aunque es jueves, no os traigo una nueva receta. Debido a los días que se acercan, he pensado que hoy era mejor haceros una propuesta sobre cómo podéis la mesa en Navidad y ya os presentaré una nueva receta la próxima semana.


   Normalmente los colores de la Navidad son el rojo y el verde y aunque a mí me encantan los manteles con bordados navideños, durante estos días podemos utilizar mantelerías que contengan estos colores en sus bordados sin necesidad de que tengan hojas de acebo o campanas bordadas.
   Debido a la falta de espacio de los pisos, no podemos tener tanta ropa blanca como tenían nuestras madres y abuelas y por eso os recomiendo que tengáis una mantelería que pueda servir indistintamente para cualquier día en la que os apetezca sacarla del armario.
   Quizás alguno de vosotros penséis que soy muy antigua porque me gusta tener una mantelería "buena", una cubertería "buena", una vajilla "buena", una cristalería "buena" para utilizar en los días especiales, lo cierto es que quizás tengáis razón; pero creo que igual que tenemos ropa diferente para ir a trabajar, salir o ir a una boda, también es conveniente tener cosas diferentes en nuestra casa para los días especiales aunque las utilicemos poco.
   Un beso,


Comentarios

  1. A mí también me gusta montar una buena mesa en los momentos más especiales. En una mesa bonita, la comida sabe mejor y las conversaciones resultan más amenas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Así es Living in the city. Además la preparación es tan divertida...
    Besicos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia