Arroz tres delicias

   Ya casi he superado mi primer resfriado pero sé que van a venir unos cuantos más, bastantes. Cuando estoy así me apetecen platos calientes, nada de ensaladas o platos fríos a pesar de que sean igual de elaborados que los calientes, necesito comida caliente que me haga entrar en calor. Y además la sopa, uno de esos platos que me apetecen es el arroz.


   Ingredientes: 400 gr de arroz, 100 gr de jamón cocido, 150 gr de guisantes ya cocidos, 100 gr de zanahorias, 100 gr de bacon, 150 gr de gambas, 2 huevos, 1 diente de ajo, 1 hora de laurel, 2 cucharadas de aceite de oliva, perejil picado, 1/2 l de agua y sal.
   Preparación: Pon el agua en una cacerola con la hoja de laurel y sal y cuando comience a hervir añade el arroz y deja que cueza durante unos 10 minutos, hasta que el arroz esté cocido a tu gusto y déjalo en la cacerola.
   Mientras, corta el jamón cocido y el bacon en tiras y reserva.
   En un escurreverduras quita el agua de los guisantes y guárdalos.
   Pela y corta las zanahorias en tiras muy finas. Pon el aceite en la sartén y fríe en él, a fuego muy lento, las zanahorias hasta que estén blanditas pero no demasiado.
   En otra sartén pon aceite y fríe en él las gambas junto con el ajo entero. Cuando estén hechas añade el jamón cocido, el bacon, los guisantes y las zanahorias. Mezcla bien para que se integren todos los sabores y reserva.
   Con los huevos haz una tortilla y después córtala en trocitos pequeños.
   Para finalizar mezcla todos los ingredientes en un bol, espolvorea perejil y a disfrutar.
   Un beso,








Comentarios

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia