Crema autobronceadora de Sephora

   Quizás pensáis que éste no es el mejor momento para hablar de una crema autobronceadora y quizás tengáis razón, pero creo que es un buen momento porque ahora muchos de vosotros estáis comenzando a perder ese color tan bonito que tuvisteis después de vuestras vacaciones y os apetece mantenerlo un poco más. Digo vosotros porque yo no me he bronceado prácticamente nada y el color de mi piel en invierno o verano tan apenas cambia.


   Como siempre os digo, yo no tomo el sol pero tampoco estoy obsesionada para que no me dé en ningún momento, al menos por ahora porque en el futuro quizás necesite sombrilla e ir cubierta como mi madre. Lo que no hago es tumbarme a tomar el sol pero si paseo, voy a nadar a la piscina o voy caminando y me da el sol lo puedo soportar aunque prefiero estar a la sombra para que mi piel no sufra que ya lo hizo bastante cuando era niña (que inconsciente era y que poco caso le hacía a mi madre).
   Así pues, si no tomo el sol es difícil que me broncee; bueno, la cara, el tronco y los brazos si que los tengo bronceados pero las piernas siguen igual de blanquitas que al inicio del verano y eso que las prendas que más he utilizado han sido vestidos y faldas cortas, pero no nada. No me da vergüenza estar blanca pero sí que es incómodo saber que algunas personas me miran las piernas porque les sorprende que sean tan claras. El curso pasado, algunas de mis alumnas de etnia gitana me tocaban  y pellizcaban pensando que llevaba medias tanto en las piernas como en los brazos, les sorprendía mi color igual que a mí el suyo.
   Para tratar de solucionar este pequeño problema y no tener que escuchar muchas veces: "¡Pero qué blanca eres!", en primavera decidí comprar la Leche bronceadora progresiva para el cuerpo de Sephora y desde mi punto de vista, al menos en mi piel, no ha cumplido las expectativas que tenía puestas en ella. No he notado el bronceado progresivo que dice que proporciona porque cada vez que me duchaba, todos los días, notaba como en la toalla quedaban virutitas marrones y me pasaba lo mismo cuando me rascaba.
   Lo bueno que tiene esta crema es que hidrata bastante bien la piel, algo que me parece mucho más importante que tener un tono más claro o más oscuro y por este motivo la he utilizado hasta el final si no, probablemente, la habría dejado de utilizar en la primera semana.
   Espero que para el próximo verano salga una nueva versión mejorada porque yo voy a seguir probando productos de Sephora y autobronceadores, también.
   Gracias por leerme.
   Un beso,
   Patricia



Comentarios

  1. Yo no soy nada fan de los autobronceadores....sinceramente creo que ninguno cumple lo que dice o anuncia. Tengo que decir que soy morena de piel y tampoco es que la necesite, pero mi madre ha probado varias de varias marcas y con todas pasa igual....o la piel queda con ronchas mas oscuras o bien pasa como te ha pasado a ti.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no soy la única a la que le pasan estas cosas, a veces pienso que a lo peor es por mi piel pero veo que no, que es problema de los productos.
      Un beso,
      Patricia

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia