Rice Scrub de Rituals

   Si hay una marca de cosmética que nunca falta en mi neceser, ésa es Rituals. Desde que la descubrí me enamoré de sus productos y cada vez que voy a una de sus tiendas descubro nuevos productos que pruebo y que hacen que Rituals me guste cada vez más.


   Antes de seguir con el post os quiero decir que tengo la fecha de la cámara mal puesta y por eso aparece el 2014, a ver si consigo hacerla desaparecer porque no sé cómo ha aparecido.

   Uno de esos productos de Rituals que no faltan es el exfoliante para el cuerpo, tienen diferentes formatos y voy probando todos, es una adicción. Últimamente he utilizado Rice Scrub Organic Rice Milk & Cherry Blossom (leche orgánica de arroz y flor de cerezo), tiene un aroma muy suave igual que la exfoliación que realiza.
   Yo suelo utilizarlo una vez a la semana, normalmente el domingo es el día que dedico a mi, realizo la limpieza del rostro y del cuerpo ya que es el día que tengo tiempo para "entretenerme" en los momentos de descanso que me dejo (los domingos también son el día en el que preparo las clases de la siguiente semana).
   Un beso,
   Patricia




Comentarios

  1. ¡Me encanta Ritual's!

    Si no has probado su perfumador de ropa de cama & pijama, tienes que hacerlo. Es una gozada irse a dormir con ese olor y además dicen que ayuda a coger el sueño antes (Organic White Lotus & Yi Yi Ren).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que me leas el pensamiento Andrea, ese también lo tengo para dormir bien y estar descansada en la vuelta al cole.
      Un beso,
      Patricia

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia