Fantasía en blanco y negro

   Como ya os dije hace unos días voy un poco retrasada con las publicaciones. Hoy os voy a mostrar algo que me gusta mucho aunque no es de esta época del año.
   En Aragón es costumbre que los padrinos regalen a sus ahijados una mona de Pascua el Lunes de Pascua, justo después del Domingo de Resurrección. Esto es para Semana Santa y ya estamos en Junio, lo que significa que llevo más de dos meses de retraso a la hora de contaros esto, pero aún así me apetece mucho.
   A mí me regalaba las monas de Pascua mi abuelo materno y yo ahora lo hago con mi ahijada, una princesita rubia de ojos azules que me vuelve loca cada vez que me dice tía. Todos los años intento buscar la mona más bonita y original para que mi nena se la coma, porque le pasa exactamente lo mismo que a mí y es que se alimentaría exclusivamente de chocolate.
   Este año, aunque la mona no ha sido tan grande como otros, sí que ha sido muy original. Como estamos en Aragón le compré una mona muy representativa de nuestra tierra, un tambor de Semana Santa de chocolate blanco y negro delicioso.
   Esta mona la compré en una de las pastelerías de Albalate del Arzobispo, un pueblo de la Ruta del Tambor y Bombo, que se llama Moncloa y que tiene unos dulces...
   Un beso,

Comentarios