Reflejos de piedra luna

   Hay temporadas en las que no apetece nada maquillarme, ni cuidarme la piel, ni tan siquiera arreglarme el pelo; me arreglo con un poco de hidratante para la piel y una coleta. Sin embargo hay otras en las que me pasaría todo el día delante del espejo arreglándome y cuidándome.
   Pero me apetezca o no maquillarme siempre que salgo de casa hago algo que me parece fundamental ya que hace que parezca que tengo un aspecto saludable, fresco y de haber dormido de maravilla.
   A pesar de que mi producto estrella para conseguirlo sea otro, utilizo casi cualquiera que cae en mi mano. Y eso que hago para parecer que estoy mejor es utilizar el iluminador. En realidad este producto no es un iluminador, es sombra de ojos en crema pero como me parecía demasiado claro para ser una sombra lo utilizo como iluminador y hacer ese papel a la perfección.
   Se trata una sombra de ojos en crema que se aplica con un pincel, muy parecido al del iluminador estrella, y que luego extiendo con los dedos para se iguale con el resto de mi piel. Es de Avon, que ya sabéis que podéis comprar a sus distribuidoras, en las tiendas o bien a través de Internet; en concreto de su línea Anew.
   Como veis, hay ocasiones en las que si un producto no nos sirve o no nos gusta para lo que ha sido fabricado, se puede intentar que sirva para otras y casi siempre funciona.
   Un beso,

Comentarios