Abrigo escultura

   Quizás es demasiado decir que este abrigo que os voy a mostrar hoy es una escultura pero es que es uno de mis favoritos, gusta muchísimo y no sabía cómo definirlo.
   El outfit de hoy gira en torno al abrigo porque es la pieza que más valor tiene para mí y no por el económico ya que es de piel falsa, es simplemente porque me gusta mucho, es tan calentito y suave... además de que igual lo puedo llevar con un pantalón vaquero que con un vestido de fiesta.
   Ya os he enseñado bastantes looks, aunque no tantos como me gustaría, no tengo mucho tiempo para hacer las fotos, editarlas, elegir los complementos que van con cada uno, intentar no repetir... Pero a lo que iba que siempre me despisto y os hablo de otras cosas; suelo comprar ropa que en principio utilizo para la noche o para cuando quiero ir más formal, incluso para ceremonias; después, esas mismas prendas las suelo llevar todos los días para ir a trabajar y finalmente la llevo para estar en casa.
   Como veis le doy mucho uso a todas las prendas, incluso las más sofisticadas, ya que dependiendo de con qué otras prendas y complementos las combino no parecen tan importantes como en realidad lo son. Eso es lo que hago con este abrigo que como ya os he dicho es de piel sintética, lo compré hace ya bastantes años para una boda y ahora lo utilizo casi a diario.
   Un beso,












Vaquero: tienda local (antiguo)
Botines: Unisa en El Corte Inglés (otoño-invierno 2013-2014)
Top: tienda local (antigua)
Abrigo de pelo sintético: Yera en El Corte Inglés (antiguo)
Bolso-cartera: Bimba y Lola (antiguo)
Pulsera: mercadillo (antigua)
Anillo: mercadillo (antiguo)
Pendientes: mercadillo (antiguos)

Comentarios

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia