Terapia de choque

   Parece que todos o la gran mayoría hemos vuelto a los orígenes, a hacer las mismas cosas que hacíamos antes de ser todos ricos. Bueno, algunos hemos continuado haciéndolo ya que hemos tenido siempre el mismo nivel de vida mientras otros nos decían anticuados, catetos, eso son cosas de viejas...
   Lo mío es el punto de cruz pero también me gusta tejer con agujas, el punto que más me gusta es el bobo porque es el único que se hacer. Estos cojines los comencé yo pero los continuó y terminó mi madre, así que no me puedo adjudicar el mérito de esto.

   La idea para hacer estas fundas de cojín la sacamos de una revista de decoración pero no recuerdo cual, quizás era un catálogo de muebles. Tenía un vestido de punto en color blanco que ya no podía seguir utilizando porque se había hecho muy largo y se transparentaba así que decidimos deshacerlo y reciclarlo. Para hacer los otros dos, el azul marino y el gris, compramos la lana.
   De este modo hemos cambiado la decoración del cuarto de estar sin gastar mucho dinero y de paso haciendo algo que nos gusta.
   Un beso,









Comentarios

  1. Tienes toda la razón, cuando todo el mundo creia tener más que nadie...todo era comprar y comprar...y no se valoraba nada el trabajo hecho a mano (tengo que decir que yo no me incluyo en esa forma de pensar) y ahora....todo ha vuelto al principio.
    Me gustan tus cojines, has redecorado y encontrado una utilidad a algo que ya no la tenía.
    Yo también adoro hacer punto de cruz y con las agujas de tejer...me llevo un poco peor, aunque también hago mis pinitos.
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia