Pintando (algo)

   Voy con un día de retraso, lo siento, pero ya os diré el motivo por el que esta semana he estado tan desconectada de las redes y del blog, también.
   Hoy os voy a enseñar un pequeño cambio de decoración que estoy, todavía, realizando en casa.


   Este verano lo comencé con muchísimas ganas de cambiar la decoración del cuarto en el que he estudiado durante muchísimos años y en el que quiero volver a hacerlo, no tardando mucho. Pero como hacía mucho calor y había terminado el curso un poco cansada, lo fui dejando, y menos mal que lo hice porque si no hubiese tenido que hacer todo dos veces.
   El día 31 de julio hubo una granizada enorme y el tejado, nuevo y con teja negra que se supone que no se estropea, se agrietó de las bolas tan grandes que cayeron y provocó una gotera enorme en este cuarto. Afortunadamente solo estropeó el tejado de esta habitación, pero hizo un destrozo enorme. Bueno, y mi coche, que me lo abolló todo pero ya está arreglado.
   Tuvimos que quitar corriendo todo lo que teníamos, menos mal que estaba casi todo en cajas de plástico, pero aún así muchas cosas se mojaron aunque las pudimos recuperar un poco estropeadas. También tuvimos que llenar el suelo de mantas y toallas y poner un montón de cubos para recoger el agua porque, esa noche, llovió bastante. La suerte es que solo fue en media habitación, si no...
   No os enseño las fotos de los cubos porque no me apetece verlas, pero la verdad es fue una noche durísima. Afortunadamente, el seguro se portó fenomenal, vinieron a tomar el atestado al día siguiente y al otro ya habían arreglado el tejado.
   Pues a partir de aquí comenzó la reforma pero no del todo, porque primero hubo que dejar que se secara bien el techo antes de pintar, casi un mes; por lo que me puse a pintar a finales de agosto, cuando las vacaciones ya terminaban. Pero bueno, que después de todo el esfuerzo y los disgustos ha quedado bien y poco a poco voy arreglando el resto de cosas y que os enseñaré más adelante, cuando lo haya terminado.
   Y para terminar todo este rollo que os he contado, os voy a contar lo importante, los colores. Esta habitación estaba pintada de color verde, un verde que se llevaba hace muchos años pero que a mí me recordaba a los hospitales y por eso lo quería cambiar. Después de pensarlo un poco, soy de decisiones rápidas y bastante difíciles de cambiar, pinté tres paredes de blanco y la cuarta en un azul turquesa que me hicieron en Leroy Merlin y que me gusta muchísimo, sobre todo en los días soleados.
   Un beso,
   Patricia




   
Aquí está todo amontonado en el sitio donde no había gotera.












Comentarios