Nuevas sandalias

   El pasado viernes se celebró en Casetas la Fashion Night, el año pasado fui por primera vez y esta no quería perdérmelo, así que en el momento en que Rosa María me lo dijo no planeé nada más.


   Y es que como ya os comenté el año pasado descubrí, gracias a mi prima Belén, una zapatería preciosa, llena de calzado fantástico y de muy buena calidad. El año pasado me compré unas sandalias rosas y éste buscaba algo diferente pero no sabía qué, así que me probé al menos 20 pares hasta que dí con el que más me gustaba.
   Con el que más me gustaba no me refiero solo a bonito, porque todos los zapatos, sandalias, alpargatas y todo lo que podáis imaginar, son preciosos; es más bien que es el más se adaptaba a lo que "necesito" ahora, unas sandalias con un poco de cuña para ir cómoda pero no tan de plano como suelo ir habitualmente.
   Bueno, el año pasado ya os dije y os lo vuelvo a repetir, si estáis en Zaragoza acercaros a Casetas y veréis qué cantidad de zapatos preciosos y qué bien os atiende Rosa María Guallar, la propietaria de esta zapatería.
   Un beso,
   Patricia 









Comentarios

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Susana, es que los brillos me vuelven loca.
      Un beso,
      Patricia

      Eliminar
  2. Son superbonitas y se ven super cómodas. Disfrutalas mucho. Estoy segura que en breve te las veremos puestas
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, hoy las he estrenado y son muy cómodas, a ver si llevándolas más continúan así de bien.
      Un besazo,
      Patricia

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia