Yelow

   Si pensáis que porque el título es "amarillo" vais a ver algo amarillo en estas fotografías y que no sea la bolsa ya os aviso que no es así. Yelow es una tienda de calzado en la que no pude resistirme a comprar un par de cosas que me apetecía tener, que necesitaba y que además me enamoraron.


   Y antes de comenzar a contaros qué me compré os quiero pedir disculpas por no publicar un post con un look como suelo hacer los miércoles, estoy en el último tramo del curso y justo ahora es cuando más trabajo tengo, lo que me quita tiempo para salir a hacer las fotos pero espero poder solucionarlo para la próxima semana.
   Bueno, pues lo que os decía, compré unos zapatos que necesitaba y que además me apetecía tener de ese estilo. Lo primero que vi fueron los botines abiertos o sandalias abotinadas, como las queráis llamar y después las zapatillas de deporte. Así que como estaban con descuentos por cierre aproveché y compré las dos cosas. Y os prometo que dentro de poco publicaré post con todo el calzado que he comprado últimamente y que todavía no lo he hecho.
   Un beso,
   Patricia 



Deportivas: Yelow
Sandalias: Mustang





Comentarios

  1. genial¡¡¡¡, da gustito encontarse con "ofertas" de vez en cuando y que además sean tan provechosas como estas.
    Un besito y mucha fuerza para finalizar el curso

    ResponderEliminar
  2. Beautiful post my dear! Amazing blog! I will be very glad if you will come to me! Please write comments to posts that you like! http://blondelafemme.blogspot.ru/2016/06/babyonlinedress.html Follow you dear!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia