Tiras limpia poros de Ponds

   Durante la semana pasada he llevado un desorden total de horarios, comidas, trabajo, post, fotos... vamos, de toda mi vida, pero espero volver al orden a lo largo de esta semana, porque si no me volveré loca con tanta desorganización.
    Hoy os quiero hablar de unas tiras que utilizo desde hace ya mucho tiempo para limpiar los poros de la nariz y que a mi me van muy bien. Seguro que las conocéis porque llevan muchísimo en el mercado, son las tiras limpia poros de Ponds.


   Estas tiras suelo utilizarlas una vez a la semana cuando hago la limpieza facial profunda y es increíble la cantidad de impurezas que salen pegadas a ellas aún sin verse. Y si dejo de utilizarlas durante alguna temporada, porque a veces es difícil encontrarlas en las perfumerías, esas impurezas que tengo en los poros terminan infectándose y convirtiéndose en pequeños granitos que me dejan la nariz colorada (como me ha pasado últimamente que he estado un poco perezosa).
   ¿Habéis utilizado estas tiras? ¿Utilizáis otros productos similares?
   Gracias por estar ahí y leer mi blog.
   Un beso,
   Patricia


Comentarios

  1. Yo también utilizo estas tiras desde hace años porque realmente son eficaces, pero la verdad es que no las uso todas las semanas, solo de vez en cuando. Tendría que ser más constante.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que reconocer que hay temporadas en las que me cuesta mucho ser constante pero, cuando veo lo mal que me va no ser constante, vuelvo a mis rutinas.
      Un beso,
      Patricia

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia