El libro de la selva

   Siempre me ha gustado mucho el estampado animal, sobre todo el de cebra y leopardo pero nunca me había atrevido a comprar nada porque me parecía un poco..., no se como decirlo..., golfo. Pero hace un par de años vi este vestido, me lo probé y me gustó mucho.
   Como veis está combinado el leopardo con el pistacho y el morado, lo que lo hace un poco menos agresivo. Además el corte imperio y el lacito a la espalda lo hacen más dulce por lo que decidí comprármelo. Es de la marca Admas y lo compré en una tienda local.
   Los accesorios que suelo llevar son morados o pistacho, ya que el marrón le da un toque demasiado oscuro para el verano. Hoy para ir a cenar me lo pondré con este collar de plata con cuentas moradas y lilas y los pendientes también son de plata con cristales en lila aunque no recuerdo dónde compré ninguna de las cosas, ya que las tengo desde hace mucho tiempo. La pulsera es de tiras muy finas de cuero en morado y lila con una pieza central de plata, es artesanal y la compré en un mercadillo.
    Las sandalias, son unas que ya os enseñé en otro conjunto, son en color verde agua de la marca I's London y como ya os dije me encantan porque son muy cómodas. 
   Un beso

Comentarios

  1. Como riegas la maceta y qué abono utilizas? a mi no me crecen sandalias .saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les hablo todos los días, les doy masajes y a veces les doy chocolate (a las plantas les gusta mucho) y si hay suerte de vez en cuando dan frutos maravillosos como estas sandalias o collares o incluso maquillaje. Jajajaja

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia