Juego de superposiciones

   De vez en cuando utilizo productos nuevos; unos porque he escuchado o leído que son beneficiosos y los compro y otros que están promocionando y me regalan cuando voy a comprar algo.
   Este producto del que os hablo hoy me lo regalaron en una tienda (no recuerdo cómo se llama ni dónde fue) a la que fui a comprar incienso y la verdad es que aunque me gustó, esta pastilla en concreto no la volvería a comprar. Es una monada porque parece un pastelito pero en realidad es un producto de higiene personal.
   Se trata de una pastilla de manteca de carité que se utiliza después de la ducha con la piel húmeda y que después hay que aclarar bien. Deja la piel muy bien hidratada y lo que es mejor ahora en verano con este calor, no da nada de calor ya que deja transpirar a la piel pero creo que no la compraré ya que dura muy poco y se deshace muy rápidamente, tanto que tan sólo me ha durado una semana.
   Lo que sí que quizás haga es buscar otra manteca de carité diferente y probar si hidrata tan bien como ésta pero dura más tiempo.
   Un beso,
   ©  Patricia


Comentarios