Arabescos multicolores

   Desde bien pequeña me ha gustado cambiar el aspecto de los cuadernos y libretas. Cuando tenía 10 o 12 años solía envolverlos con el papel de los regalos que me hacían, algo muy valioso para mí en aquel momento ya que los regalos eran los justos y por lo tanto el papel también.
   Recuerdo que el papel más preciado era el metalizado plástico y lo usaba para las cosas más preciadas y valiosas para mí como eran los álbumes de fotos o el diario, el poco tiempo que lo escribí porque no era muy constante; en realidad tampoco tenía mucho que contar así que creo que por eso no escribía.
   Desde hace un tiempo se vuelve a hacer esto pero de un modo mucho más "glamuroso" ya que hay papeles especiales, etiquetas, cintas... e infinidad de cosas más, el scrapbooking. Yo he hecho algo parecido pero sólo con la tapa de los cuadernos que voy a utilizar en la vuelta al cole.
   Una mañana de este verano entré en una tienda a comprar algo que no recuerdo y salí de allí con un rollo de papel de regalo y una taladradora con forma de corazón; las pegatinas brillantes en forma de corazón ya las tenía porque las utilizaba como premio para mis alumnos cuando hacíamos bingos de palabras el curso pasado.
   Así que un sábado por la noche que no salí porque hacía frío medí, corté y pegué papel de regalo; taladré goma eva y cartón ondulado; y coloqué brillantitos. De modo que un cuaderno normal y corriente se convirtió en éste tan bonito y que a mí tanto me gusta.
   Un beso,
   ©  Patricia





Comentarios