Oscura tradición

   Los domingos, ese maravilloso día de la semana que si no existiera lo inventaríamos pero que en realidad casi no utilizamos excepto para desayunar tranquilamente, comer con la familia y echar las siestas más largas de toda la semana.
   Mañana vuelvo al trabajo así que tengo los sentimientos divididos, por un lado muy contenta por tener un trabajo al que volver pero por el otro no tanto precisamente por ese mismo motivo. Aunque tal y como está todo he de decir que gana la alegría de tener trabajo.
   Feliz domingo y feliz septiembre.
   Un beso,
   ©  Patricia

Comentarios