El blog de Fiona Ferrer Leoni

   A principio de verano os hablé de un libro que me gustó bastante y que me ayudó al igual que a muchos de vosotros a soñar, olvidarnos de los problemas que nos rodean y sobre todo imaginar que algún día podamos hacer cosas diferentes y vivir un poco mejor. Quizás no llegue, pero como soñar es gratis y sólo depende de uno mismo pues yo lo hago todos los días.
   Hay veces en las que pienso que quizás soy un poco frívola preocupándome tan sólo de mis cremitas, maquillajes y los vestidos. Mucha gente lo pensará y la verdad es que no me importa mucho lo que piensen porque esto es algo que me gusta y me hace feliz y por eso lo hago. Además de que cuando llegan los momentos duros cada uno los pasamos como podemos y tratamos de superarlos, afortunadamente lo conseguimos aunque nos cueste mucho tiempo o algunas otras cosas más. Así que cuando las cosas van un poco bien hay que disfrutarlas y vivirlas lo máximo que podamos porque es lo único que nos va a quedar.
   Toda esta filosofía no viene por nada, tiene un sentido que voy a intentar explicar. El libro del que os hablo es Wacu Girls que escribió Fiona Ferrer y como ya os comenté ella también tiene un blog en la revista ¡Hola! El blog de Fiona Ferrer Leoni que de vez en cuando me gusta leer, últimamente no soy muy constante pero sí que lo sigo con frecuencia.
   Fiona igual que muchos de nosotros ha pasado por situaciones dramáticas en su vida (fue publicado en toda la prensa) y a pesar de eso siempre que la veo está feliz, simpática y es amable con la prensa; en su casa quizás tenga un carácter insoportable, puede ser, pero quién no lo tiene a veces. Y eso es algo que yo siempre he intentado, ser feliz con lo que tengo y procurar que los que están a mi alrededor también lo sean.
   Quizás tenga ideas un poco infantiles y sueñe con cosas que nunca pueda llegar a hacer o tener pero eso me hace feliz a pesar de que ahora mismo no tengo absolutamente ningún problema y vivo con una tranquilidad enorme porque afortunadamente tengo a mi lado a quién quiero tener, a los que no quería me los quité, y tengo un trabajo fijo que me aporta no mucho dinero pero sí el suficiente para poder seguir adelante.
   También he tenido mis malos momentos y afortunadamente los he superado intentando ser lo más feliz que podía y para eso sólo tenemos que soñar e imaginar las cosas que al final seguro que llegarán aunque sean un poco menos lustrosas de lo que nos gustaría. Pero además debemos aprender a conformarnos con lo bueno que tenemos y disfrutarlo.
   Un beso

Comentarios