Sigo siendo el rey

   Antes de tener a Cleopatra en casa tuvimos a Nöel, un perrito pequinés que fuera de casa era un poco malote pero en casa se portaba de maravilla y nos quería tanto, tanto... Le pusimos de nombre Nöel porque nació el día 23 de diciembre y lo conocimos el 24, así que vino con el nombre puesto.
   Si por él hubiese sido se hubiese alimentado de chocolate, yogures, caramelos y helados; pero conseguíamos que comiese su pienso aunque siempre que nos veía se acercaba y ponía carita de pena para conseguir lo que a él de verdad le gustaba.
   Al igual que Cleo era una princesita Nöel era el rey de la casa y cuando cantábamos nos acompañaba con sus aullidos y también le gustaba bailar porque le encantaba estar en nuestros brazos.
   En estos días tan cercanos a su nacimiento y después de haber perdido a Cleo, echamos mucho de menos tener un perrito en casa y nos acordamos mucho de los dos. Por eso y porque me gusta muchísimo, muchísimo, muchísimo Alejandro Fernández hoy una ranchera que me encanta: Sigo siendo el Rey.
   ©  Patricia

Comentarios