Un sueño de invierno

   No hay nada mejor para entrar en calor que una ducha con agua templada. Estos días llego a casa helada a pesar de que en el trabajo se está bien y es que hace tanto frío en la calle que el camino del colegio a casa se hace interminable y helado, tanto que llego cuando llego suelo tener 35º o incluso 34'5º de temperatura corporal.
   Cuando llego a casa me doy una ducha y me recupero casi por completo, cuando me ducho es como si me quitase además del frío peso de encima, me encanta la sensación que me da el estar limpia. Ahora estoy utilizando un gel de Mercadona con olor a Mediterráneo, en realidad no huele como el Mar Mediterráneo pero si que tiene un agradable olor a fresco y limpio.
   Un beso,
   ©  Patricia


Comentarios