Cuenca

   Hace ya bastante tiempo que hice este viaje y hay cosas que se me han olvidado pero otras siguen en mi pequeña memoria. Algo que me gusta hacer en todos los viajes que realizo y en éste también lo hice, es subirme en los autobuses o trenecitos que recorren las ciudades y en los que explican lo más importante.
   En Cuenca lo cogí el primer día, casi nada más llegar a la ciudad y así vi lo que más me apetecía visitar, además, Cuenca tiene muchas cuestas así que es una muy buena opción lo de coger el trenecito y así evitar algo de cansancio.
   La ciudad me encantó pero las vistas que hay de ella desde las afueras son preciosas.
   No se si os gustará el calor o el frío pero en Cuenca en verano hace mucho calor, justo lo que a mí me gusta, así que pensad bien cuándo queréis ir para no sufrir mucho.
   Un beso,
















Comentarios