Flores de cristal

   Me gusta cuidarme aunque no lo hago todo lo que debería y tengo productos para casi todo; geles, aceites, champús, exfoliantes de cuerpo, hidratantes para el cuerpo, protectores solares para el cuerpo, reafirmantes, exfoliantes para los pies, nutritivas para el rostro, aceite para limpiar el rostro, agua micelar, serum... De casi todo lo que os podáis imaginar incluso algo que muchos se que tendréis pero que otros no.
   Yo descubrí este producto de casualidad y aunque me cuesta encontrarlo lo voy consiguiendo, se trata de una crema exfoliante de manos, esta en realidad también lo es de codos y talones pero de momento sólo la he utilizado en las manos.
    Si no habéis utilizado nunca un producto específico para exfoliar las manos pensaréis que es una tontería y que tampoco es necesario pero una vez que lo has utilizado se convierte en indispensable.
   Esta crema se aplica con la piel completamente seca y se extiende sobre ella con un masaje, la crema se va convirtiendo en unas bolitas transparentes gelatinosas que son las que realizan la exfoliación de forma muy suave.
   Yo siempre había utilizado cremas que parece que tienen arena o sales pero esta me sorprendió precisamente porque ne ningún momento la piel se siente agredida y es lo que la ha convertido en mi producto exfoliante preferido en este momento.
   Un beso,


Comentarios