Líneas gráficas

   No estaba muy segura de si quería hacerlo o no pero me he animado con esto de la decoración, aún así no quiero que penséis que es para dar lecciones, simplemente es mostraros cosas que tengo y que quizás os puedan dar ideas.

   Esta cómoda era de mi tatarabuela y después de más de 150 años todavía está en casa con nosotros y espero que esté muchísimos más. Ha pasado por el taller de restauración; bueno en realidad fue restaurada en un garaje, la restauró el padre de una de mis amigas que tiene unas manos maravillosas y es autodidacta.
   Desde que la descubrí me apropié de ella y la metí en mi dormitorio, no le pregunté a nadie más si la quería o no, me la quedé. Hoy os la enseño tal cual es para que la veáis bien pero normalmente tiene cosas encima, quizás algún día os lo enseñe.
   Lo que más me gusta es que además de lo bonita que es, es que los cajones son enormes y cabe muchísima ropa tanto de cama como de vestir. Intento cuidarla muchísimo y de hecho cuando colocaron la cortina casi discutí con el instalador porque la pisó para apoyarse mejor, iba con las botas de trabajo y no le importó lo más mínimo.
   Lo más importante de este mueble para mí no es su diseño ni su valor económico, es como en todas las cosas que heredaré algún día, que pertenece a mi familia.
   Un beso,




   

Comentarios

  1. Es muy bonita, sobre todo si tiene esa transcendencia tan antigua!! Me encantan los recuerdos...
    Besos www.ellesnice.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que es una suerte tener estas cosas en casa y saber de dónde vienen.
      Besicos

      Eliminar
  2. Me encantan los muebles antigüos y si encima son de familia...ni te cuento.
    Es una cómoda preciosa¡¡¡¡¡¡. Una pieza de las que ya no hay.
    Cuídala mucho porque, sin duda, es un tesoro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Gini, lo cuido todo lo que puedo y eso que lo muevo de un lado para otro constantemente.
    Un besico,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia