Fantasía de encaje y guipur

   En 2009 fui a Nueva York de vacaciones, la primera y última vez de momento, porque espero poder volver dentro de poco o aunque sea dentro de mucho, no me importará con tal de volver a visitar una ciudad que me tiene completamente enamorada.
   En esas vacaciones de las que comencé a hablaros pero no continúe, algún día lo retomaré, visité una de las cadenas de tiendas obligatorias, Victoria's Secret. No me traje mucha ropa interior aunque me habría venido con todo lo que allí había, pero sí que me acompañaron en mi viaje de vuelta a Zaragoza unas cuantas braguitas.
   Por entonces estaba con un chico con el que llevaba 4 años y con el que llegué a estar 6 y por eso compré algunas de las braguitas que os muestro y que ahora no me atrevo a estrenar porque no quiero que nadie se asuste si las ve.
   
   La mayoría son muy normalitas y las puedo utilizar a diario aunque las dejé todas guardadas por si llegaba el momento en el que él, mi ex, me pedía casarme con él y yo le decía que sí. Pero antes de que llegara ese momento decidí terminar con la relación y ahí han seguido guardadas.
   Me da un poco de apuro ponerme algunas ya que llevan mensajes demasiado explícitos "pronto seré la señora..." y "felicidades, he dicho sí" y no quiero que si alguien me ve piense que estoy desesperada o loca. Así que o las utilizo los días en los que es seguro que nadie me va a ver o bien las dejo y espero que llegue la ocasión en la que me case, algo que dudo bastante.
   Un beso,
   






Comentarios