Tatuajes de azabache

   A veces tenemos muebles en casa que creemos que ya ha llegado el momento de tirarlos porque se han hecho viejos, se les ha ido la pintura o quizás porque pensamos que ya no son actuales para estar en nuestro hogar.
   Eso es más o menos lo que sucedió con esta cómoda, estaba en casa y tuvimos un pequeño desencanto con ella, se hizo vieja y pensamos que lo mejor que podíamos hacer era comprar un mueble nuevo pero al mismo tiempo no nos apetecía gastar dinero en ese momento así que se quedó ahí, sin más. Al cabo de un tiempo, el padre de una de mis amigas aprendió a restaurar muebles y después de ver el resultado en algunos suyos nos decidimos a que lo intentase con esta cómo y otra que ya os enseñé en otro post; y fue todo un acierto.
    Le devolvió la vida y la dejó exactamente como era antes de estropearse, con el color de la madera original además de los detalles en color azabache. Y por supuesto volvimos a utilizarla para lo que se utilizaban antiguamente las cómodas, para guardar la ropa de cama y mesa.
   Ésta la tenemos ahora en el patio de entrada a casa pero la pobre ha recorrido casi todas la habitaciones de la casa hasta que terminamos las reformas y le dimos su sitio para una temporada larga, eso espero y creo que ella también.
   Un beso,



Comentarios