Tonos de otoño

   Hay días en los que llego a casa completamente agotada porque los niños me dejan sin energía pero al mismo tiempo veo que tengo el mejor trabajo del mundo ya que tengo muchas satisfacciones y a veces incluso regalos muy especiales.
   Hace casi tres años, mientras estaba haciendo las prácticas después de haber aprobado las oposiciones, en el colegio me trataron fenomenal tanto los compañeros, como los niños y sus padres. Y además de tratarme fenomenalmente bien, me hicieron una cantidad de regalos que no podía imaginar nunca.
   Entre otras cosas que os he enseñado en anteriores post, uno de los regalos que me hizo muchísima ilusión porque está hecho en casa por la mamá de una de mis alumnas, es esta teja decorada como una fachada de una casa.
    Esta teja la tenemos en la entrada de casa, justo al lado de la cómoda que os mostré la semana pasada y parece que la hicieran sabiendo cómo es la decoración de mi casa.
   Cuando me la trajo la niña no sabía cómo agradecerle un regalo como este, ya que yo soy muy torpe para la plástica y no tengo ninguna habilidad a la hora de hacer trabajos manuales.
   Un beso,

Comentarios

  1. Los niños son increíbles! Seguro que te dan muchísimas satisfacciones!
    Feliz semana Patri! Bss

    Lady Trends
    http://myladytrends.blogspot.com.es/ NEW POST!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia