212

   Creo que desde que nací, en mi cabeza estaba la idea de viajar a Nueva York, quizás soy la reencarnación de uno de los pioneros que decidieron cruzar el Atlántico e irse a hacer las Américas; o quizás se deba a que de pequeña leí muchisimas un libro que me encantaba y que se titula Angelita, la ballena pequeñita. Angelita es una ballena a la que el mar se le queda pequeño y decide irse a la gran ciudad, gran ciudad que desde bien pequeña he relacionado con Nueva York.
   A mí, afortunadamente, no se me queda pequeño mi entorno pero si que sigo obsesionada con viajar a Nueva York. Tuve la fortuna de poder hacerlo hace tres o cuatro veranos (ahora no lo recuerdo, tendré que volver a mirar las fotos y vídeos) pero estoy deseando volver, a ver si me es posible.
   ¿Por qué os cuento todo este rollo de Nueva York? Pues porque fijaros hasta donde llego, que hace ya unos trece años que le soy fiel a esta eau de toilette que lleva por nombre el prefijo de los números de teléfono de Manhattan, 212 y es de Carolina Herrera. Comencé a utilizarla al poco de salir, ya que fue creada en 1997, iba una muestra de regalo en una revista y en que pude me la compré, y desde entonces, aunque de vez en cuando utilizo otros aromas, siempre vuelvo a mi olor. Cuando la descubrí no sabía que 212 era el prefijo de Manhattan, pero cuando me enteré me di cuenta de que mi destino era estar al menos una vez allí.
   No os puedo decir muchas cosas sobre esta agua de colonia que utilizo habitualmente porque no soy nada objetiva, es mi preferida. De hecho, la he utilizado tanto que cuando cambio mis amigas me lo dicen sin tan apenas acercarme a ellas.
   Sólo os puedo decir que ya forma parte de mi vida y de mi misma, quizás algún día me canse y decida cambiar pero de momento creo que es mi olor.
   Un beso

Comentarios

  1. yo tambien la uso, me la regalaron y no he comprado ningun frasco pues siguen con el mismo obsequio desde hace 4 efemerides.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia