Moda après-ski

   No esquío pero paso frío, sobre todo los días que me toca vigilar recreo. No es que lo pase muy mal pero lo cierto es que pasar media hora en el patio vigilando a los niños sin moverte mucho para que ellos tengan una referencia y te encuentren pronto si necesitan algo, es un poco difícil de llevar si eres tan friolera como yo.
   Para solucionar estos problemas de frío nada como ir bien abrigada con varias capas de ropa y sobre todo cubrir la cabeza ya que además de por los pies por la cabeza también se coge mucho frío. Unos buenos guantes también ayudan, yo tengo unas manoplas que son especiales para abrir plátanos y yogures.
   También es muy importante el bolso, ha de ser grande y con capacidad para guardar muñecos, toallitas, tiritas, almuerzos, embases de almuerzos, pañuelos de papel... como este que llevo con una cinta de la Virgen del Pilar para que nos proteja a todos.

   No es un trabajo duro pero no sólo de vacaciones vivimos los maestros; pasamos frío vigilando los recreos, nos manchamos la ropa con pinturas que luego no se van, trabajamos de lunes a domingo preparando material, recibimos pisotones y balonazos... y sobre todo muchísimo cariño de los niños y de sus familias.
   Un beso,




















Abrigo: Zara (antiguo)
Bufanda: regalo (antiguo)
Boina de leopardo: tienda local (antigua)
Manoplas: El Corte Inglés (antiguo)
Bolso: regalo (antiguo)


Comentarios