Mónica Naranjo

   Vamos a comenzar el sábado con un poco de música. Hoy me ha dado por recordar mi juventud, cuando el fin de semana me parecía cortísimo, se me hacía de día a la salida de los bares y volvía a casa después de desayunar.
   No lo echo de menos ya que soy de las que pienso que cada edad tiene su forma de vivirla pero me gusta recordarlo porque me hace mucha gracia ver cómo he ido cambiando poco a poco y adaptándome a las nuevas situaciones que me ha ido planteando la vida. Además cuando lo hablo con mis amigas nos morimos de la risa recordando todo, casi siempre salen las mismas historias y nos recreamos en ellas pero siempre hay alguna nueva que de pronto nos viene a la memoria y ya es tremendo el escándalo de las risas y voces intentando hablar todas a la vez.
   Ahora continúo pasándomelo de maravilla y sigo saliendo de noche aunque ya no todas, incluso algunas se me hace de día pero ya no desayuno antes de acostarme.
   Cómo habéis podido ir observando con las canciones que voy proponiendo escuchar tengo unos gustos musicales muy dispares pero son mis gustos y a mí me gustan ;)
   Hoy le toca el turno a Mónica Naranjo pero no su canción más conocida sino otra más bonita para mí.
   Un beso,


Comentarios