Nidos en lana

   Nunca me había imaginado que de mayor iba a jugar con muñecas, tanto o incluso más, que en mi infancia. Bueno, en realidad no juego con ellas, sólo las guardo cuando puedo.
   Mi madre ha aprendido a hacer amigurumi y me ha hecho algunas kokeshis, aunque sólo me queda una ya que a mis sobrinas y otras niñas que nos visitan les gustan tanto que se llevan todas. Ahora me ha hecho una brujita que espero no perder, aunque como nos miren con carita de cariño se la llevarán y ya me hará otra mi madre cuando pueda.
   
   Por cierto, en lugar de escoba le hemos puesto una rama de romero para que pueda hacer su magia.
   Un beso,
   

Comentarios

  1. El amigurumi es dificil o eso me parece a mi.Enhora buena por tener quién te lo haga.Un saludo Delia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia