Ser o no ser

   Ser o no ser, esa es la cuestión. Aunque la cuestión hoy es limpiar bien la piel del rostro o no hacerlo por la mañana y antes de acostarte.
   Yo soy de las que me limpio bien la piel tanto por la mañana como antes de acostarme, me desmaquillo con desmaquillante de ojos o aceite seco o toallitas desmaquillantes o jabón especial para el rostro, también utilizo agua micelar, el último gran descubrimiento.
   Ya os he dicho en muchas ocasiones que vivo en dos casas (la de mi madre y la de alquiler) y por lo tanto necesito tener todo doble o al menos productos parecidos en las dos casas. En una tengo desmaquillante de ojos, toallitas desmaquillantes y jabón para el rostro; y en la otra aceite seco para el rostro, toallitas desmaquillantes y agua micelar.

   Hoy os hablo del agua micelar, como no sabía muy bien cómo funcionaba este producto a pesar de haber oído que es muy bueno, compré un agua micelar de una marca económica, Cosmia Green en Alcampo. Es un producto que me ha sorprendido porque todo lo que dicen sobre él es cierto e incluso más; limpia profundamente la piel del rostro, elimina todas las impurezas y además quita absolutamente todos los restos de maquillaje que puedan quedar después de utilizar otros productos.
   Sinceramente creo que es un producto imprescindible y que según vaya agotando todos los productos que tengo por ahí danzando no compraré más que agua micelar hasta que aparezca otro producto mejor, porque hay que ir probando los nuevos productos y decidir si nos gusta más lo antiguo o lo nuevo.
   Un beso,
   

Comentarios

  1. Anda¡¡¡¡, no conocía este producto, pero si tan buenos resultados da, seguro que lo pruebo.
    Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por escribir comentarios, me encanta ver cada día las estadísticas y saber cuántos visitáis este blog, que cada día sois más, así que imaginad lo que ocurre cada vez que veo un comentario.
Si no veis vuestro comentario publicado inmediatamente es porque los filtro para evitar que aparezcan vuestros correos electrónicos y, por supuesto, los comentarios malintencionados; pero intentaré hacerlo lo más rápido que me sea posible.
Un beso,
Patricia