Discos relajantes

   Hay días en los que llego a casa agotada, estos últimos días antes de las vacaciones son de esos; hay que poner las notas y pasarlas a los boletines, hacer mil informes del plan de lectura, del plan de cooperativismo, del plan de esto y del plan de lo otro, además del informe de la sesión de evaluación hablando de cada uno de los niños y de las relaciones entre los alumnos, de los alumnos con los profesores... En estos días parecemos más bien administrativos o notarios por la gran cantidad de papeles que tenemos que preparar y firmar.
   También hay que preparar el festival de Navidad con villancicos y bailes, que tanto le gusta ver a los papás; además de manualidades para que los niños adornen la clase y se lleven a su casa; archivar las fichas que han realizado en una carpeta bonita que hagan con sus propias manitas...
   Hay tantas cosas en un cole vísperas de Navidad que aunque la gente dice que tenemos muchas vacaciones es algo que necesitamos, porque aunque eso no se ve, el trabajo del maestro no termina cuando se van los niños a casa, sigue por las tardes y los fines de semana y durante las vacaciones porque hay que pensar en lo que se va a hacer cuando se vuelva.
   Aún así tengo el trabajo más maravilloso del mundo porque por mis manos pasan futuros médicos, mecánicos, administrativos, obreros de la construcción, fruteros, ingenieros... e incluso puede que alguno quiera ser maestro gracias, en parte, a nuestro trabajo.
   Pero estos días en los que termino agotada intento acostarme lo más relajada posible y una de las formas que tengo es con estos discos relajantes de la línea Planet Spa de Avon que me coloco sobre los ojos durante unos diez minutos y me ayudan a descongestionar esta zona además de hacer que consiga dormir como un bebé.
   Un beso,

Comentarios