Esmalte rojo

   Recuerdo que de pequeña mi madre llevaba las uñas maquilladas de rojo y me encantaba, me llamaba tanto la atención... ver como movía los dedos con las uñas tan vistosas, era algo que me gustaba muchísimo.
   Después dejó de llevarse de modo habitual y sólo se hacía en ocasiones especiales y con las uñas bastante largas, si no las llevábamos largas no era correcto llevarlas de rojo. Hasta que hemos llegado a hoy en que da igual si llevas las uñas largas o cortas, si vas a una boda o simplemente a trabajar, el rojo queda bien y se puede llevar en cualquier momento.
   Aunque hay algo que no me gusta actualmente de la gente que se maquilla las uñas con colores muy llamativos y es que no se quitan el esmalte en el momento en que deberían hacerlo. Para llevar las uñas pintadas hay que llevarlas cuidadas y sobre todo, fijarse muy bien en qué momento el esmalte comienza a irse porque ese es el momento en el que debemos quitárnoslo y o bien volver a pintarlas o dejarlas respirar unos días.
   Hacía ya bastante tiempo que no tenía un esmalte rojo porque no me atrevía a ir a trabajar con un color tan llamativo, pero fui al kiosco un día y vi una revista que llevaba de regalo este esmalte rojo tan brillante y maravilloso que me la compré.
   Nunca había oído hablar de la marca Depiline pero por lo que he visto se trata de unos centros de estética, más bien de depilación, pero que además realizan tratamientos de estética, peluquería o manicura y que tiene sus propios productos, como por ejemplo este esmalte.
   Cuando lo compré pensé que aunque fuese un mal esmalte no había ningún problema ya que lo compraba porque salía de regalo con la revista y así tenía una revista un esmalte de uñas por poco precio. Lo que me sorprendió es que duró prácticamente toda la semana en mis uñas sin casi saltarse, así que lo estoy utilizando bastante a menudo porque puedo despreocuparme de arreglarlas muy a menudo.
   Un beso,


Comentarios