Art Decó

   Hoy todavía no he pensado qué me voy a poner pero tiene que combinar con estos pendientes de estilo Art Decó (eso digo yo porque me recuerdan al Edificio Chrysler) con cuentas en color azul (dan frescura) que me regaló, como casi todo, mi madre hace también muchísimo tiempo.
   El sábado pasado, uno o una de vosotros me preguntó cuánta ropa tengo, la verdad es que tengo bastante, mi armario no es muy grande y por ese motivo tengo que mover la ropa de un lugar a otro cuando cambiamos de verano a invierno o viceversa, pero he de reconocer que otras personas con mi armario tendrían suficiente para toda la ropa.
   No es que me compre muchas prendas en cada estación, este año me he comprado sólo 4: una minifalda, una blusa, un vestido y una camiseta, sólo eso. Mi secreto para tener el armario lleno a pesar de no comprarme muchas cosas pues en realidad son varios:
   - Tengo un estilo que aunque sigo la moda porque me gusta muchísimo, procuro comprar cosas que sean un poco clásicas tanto en el corte como en el color.
   - Tengo la grandísima suerte de pesar lo mismo desde hace más de diez años y eso conlleva llevar más o menos la misma talla, cuando veo que me engordo y que la ropa me va justa me pongo a dieta y me quito lo que me sobra y si puedo algo más. Creo que esto podré seguir haciéndolo poco tiempo más ya que con los años el cuerpo se hace un poco más flojito y necesita más talla, pero de momento lo consigo. Y no soy delgada.
   - Compro mucho en tiendas low cost y en mercadillos, al principio era reacia a comprar en los mercadillos pero es que encuentro cada cosa más barata y que para mí son bonitas... Parece mentira pero hay que ir a ver y no a comprar por fuerza que así casi seguro que encuentras algo que te gusta. ¡Ah y las revistas! Este año en verano les ha dado sobre todo por las bolsas pero hay años que regalan vestidos o caftanes preciosos.
   - No me compro ropa de estar en casa, ni para ir a la piscina o la playa y tampoco para pasear a mi perrita, utilizo lo más antiguo que tengo y así cuando empieza a perder la forma o se mancha con algo que no se va a pesar de frotarlo no me da pena tener que tirarlo.
   - Y el truco que aprendí hace mucho y no se dónde es que o bien en las rebajas de verano o en las invierno me compro una prenda de marca que cuando está a precio normal no puedo adquirir, eso hace que el armario cada vez tenga más piezas de calidad y vaya siendo más rico.
   Hay gente que me dice que se aburre de llevar siempre lo mismo y que al final lo deja en el armario, a mí hay veces que también me ocurre pero al tener bastante ropa si un año me apetece ponerme más unas cosas que otras lo hago y al año siguiente probablemente me ocurra con otras. Pero vamos que suelo llevar todo todos los años hasta que ya no se puede llevar.
   Y seguiré enseñándoos mi armario porque os lo digo sinceramente, me encanta que sigáis mi blog.
   Un beso

Comentarios