Gimnasio

   Yo más o menos durante toda la vida he practicado deporte, debo reconocer que ha habido temporadas en las que he sido la más vaga del mundo y no he hecho nada, pero aunque sólo sea salir a pasear ya es suficiente.
   Ha habido varias épocas en las que he ido al gimnasio, la primera vez fue a los 19 años más o menos. No había visto los gimnasios más que en la películas, así que como al que fui era como el de las películas me hice socia y estuve durante tres años aproximadamente haciendo pesas y máquinas entre tres y cinco días a la semana.
   Por cuestión de horarios de trabajo tuve que dejarlo pero gracias a esos horarios me pude apuntar a un nuevo gimnasio, ¡oh Dios mío!, eso sí que era un gimnasio y no tenía nada que ver con el anterior. Tenía sala de pesas y máquinas pero además tenía salas para hacer yoga, ejercicios aeróbicos dirigidos por monitor, danza del vientre, clases especiales para trabajar los abdominales... y hasta un pequeño balneario con piscina.
   Como iba a mediodía, tenía la gran fortuna de que ninguna de las actividades estaba saturada y sobre todo tanto el balneario como la piscina los viernes era sólo míos. Tuve que dejar de ir a este gimnasio porque cambié de trabajo y ya no me venía bien ir a hacer ejercicio a ninguna hora.
   Así que este año, como tenía un poco más de tiempo me apunté de nuevo al primer gimnasio pero no he sido capaz de ir más de dos días por semana y después de tres meses lo dejé. No soy capaz de hacer la misma actividad física todos los días, me aburro.
   Además, estos días he hablado con un fisioterapeuta y me ha comentado que la gente suele huir de los gimnasios en los que hay pesas que pesan 50 kg porque no les gusta escuchar como otras personas gimen cada vez que levantan estos pesos tan elevados. Quizás sea eso lo que a mí me ocurre o simplemente el aburrimiento.
   Ahora lo que hago es madrugar un poquito y me voy todos los días a andar con el fresquito de la mañana y me sienta fenomenal. Quizás no tenga el cuerpo tan dura como las del gimnasio pero me entretengo más viendo la naturaleza. Esto no significa que esté en contra de los gimnasios o que no vaya a volver a pisar uno en la vida, volveré cuando tenga cerca uno con su pequeño balneario y con distintas clases para poder elegir.
   Un beso

Comentarios